Comunicado Oficial: Nos disculpamos por nuestra última campaña

Publicado por el 13 , Marzo, 2015, en BRANDOMINERS, 6 Comentarios

Brandominus, agencia de marketing online creativo anuncia mediante este comunicado que quiere hacer llegar a toda la sociedad, el mensaje de que tanto su directiva como su equipo técnico se sienten profundamente afectados por las consecuencias sobrevenidas de los acontecimientos de ayer, jueves 12 de marzo de 2015, día del lanzamiento de nuestra última acción publicitaria.

Queriendo hacer un guiño al lado percibido como más oscuro del marketing, aunque no por ello menos real ni esencialmente malvado, lanzamos la siguiente gráfica en redes sociales:

marketing online crativo

Brandominus pecando de inconsciente ante el cuidado que el tema de las recetas de magdalenas demanda y el respeto que la sociedad requiere ante el mismo, mostró una imperdonable falta de tacto y delicadeza al sugerir implícitamente que las recetas de magdalenas, muffins y cupcakes, son esencialmente iguales.

Hordas de usuarios en redes sociales mostraron su descontento e irritación con nuestra ineficiente investigación previa a la campaña y la desconsideración mostrada hacia estos colectivos tan sensibles a los que hemos ultrajado.  Nos referimos a los defensores de los cupcakes y los muffins que son 2 grupos diferenciados, parece ser.

Conscientes de las dolorosas ampollas que hemos levantado entre amantes de muffins que se han sentido agraviados por compararlos con magdalenas (pero no con cupcakes) y los amantes de cupcakes que se han sentido agraviados por comparárseles con magdalenas y muffins, sólo podemos decir que lo sentimos muchísimo y, como nuestro rey, prometemos que no volverá a pasar.

Aunque como decimos una cosa, decimos la otra: hemos detectado un foco de racismo repostero indignante a todos los niveles.  Las pobres magdalenas no han dicho ni mu, están las tías encantadas y felices de la vida ajenas a malos rollos. Los muffins “¡ay que no me comparen con magdalenas!” mientras intentan codearse con los cupcakes y los cupcakes todo vacilones con sus toppings que no quieren saber nada de nadie.

¡Los cupcakes y los muffins son casta!

Las magadalenas son las que soportan toda la estructura corrupta que se ha montado alrededor de estos contubernios para acaparar todos los glaseados y toppings.  ¡Ya está bien hombre!  A partir de ahora le vamos a quitar a los cupcakes para dárselo a las magdalenas y al final, no habra magdalenas ni cupcakes, todos serán muffins y habrá Cola Cao para todas.

¡Que leches! ¡A la mierda las disculpas! Nos da igual si la magdalena se bate más, el muffin se bate menos y el cupcake es un producto aparte.  ¡MAG-DA-LE-NAS! Magdalenas venidas arriba.

Sergio Serrano

Director de Brandominus, agencia de marketing online creativo. La publicidad intrusiva tiene los días contados: el Inbound Marketing es el camino. #NoMásPublicidadInvasiva

Ver mis posts

Sígueme:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYelp

Etiquetas:

  • Yo

    Quéeeeeeeeeeeeeeeeeee grande!!

    • Sergio Serrano

      Gracias! 🙂

  • Curri Barceló

    Qué gran razón. Para mí, las tres son variedades de lo mismo: como bien decís, unas se baten más, otras menos, unas llevan cosas por encima, otras llevan frutas… Pero la base es la misma. Es como si ahora nos ponemos tontos con la distinción de las miles de variedades de pan que hay y dejásemos de llamar a la baguette pan, porque es más alargada y fina que la barra de toda la vida o al pan redondo de pueblo lo llamásemos de otra forma… A mí me encantó vuestra imagen porque probaba lo que llevo varios años discutiendo con la gente: es todo lo mismo y no os dejéis engañar.

    • Sergio Serrano

      Son maneras de agregarle valor a un producto. Está claro que ese valor, no “vale” lo mismo para cada uno de nosotros. Muchos no pagarían jamás el sobrecoste de un muffin respecto a la magdalena, pero otros lo pagan encantados y consideran que esa diferencia, lo vale.

      Al fin y al cabo, se trata de una especie de discriminación de precios (aunque no exactamente, porque gran parte del mercado no los considera bienes equivalentes) Es como las tarifas de cualquier servicio para la tercera edad o los jóvenes, que son más baratas. En realidad, no se está haciendo un descuento a esos grupos de edad, sino un sobrecargo al resto de la población, que está más dispuesto a pagarlo.

      Son maneras de maximizar el beneficio cobrándole a cada uno lo que está dispuesto a pagar. En unos casos con descuentos colectivos, en otros añadiendo valor y en otros con marcas paralelas. En fin, marketing, como dice nuestra gráfica de las magdalenas.

      Muchas gracias por tu comentario Curri.

    • Son maneras de agregarle valor a un producto. Claro que ese valor, no “vale” lo mismo para cada uno de nosotros. Muchos no pagarían jamás el sobrecoste de un muffin respecto a la magdalena, pero otros lo pagan encantados y consideran que esa diferencia, lo vale.

      Al fin y al cabo, estamos ante una especie de discriminación de precios. Pongmaos como ejemplo las tarifas “especiales” de cualquier servicio para el público de la tercera edad o jóvenes, que muchas veces son más baratas. En realidad, aunque percibamos lo contrario, no se está haciendo un descuento a esos grupos de edad, sino un sobrecargo al resto de la población, que está más dispuesto a pagarlo.

      El precio real por el que se puede vender el producto siendo rentable, es más proximo a la tarifa joven o tercera edad. Si no fuera rentable no se vendería a ese precio independdientemente de la situación menos ventajosa del cliente.

      Son maneras de maximizar el beneficio cobrándole a cada uno lo que está dispuesto a pagar y, si se hace bien, todas las partes quedan contentas. En unos casos con descuentos colectivos, en otros añadiendo valor y en otros con marcas paralelas.

      En fin, marketing.

      Muchas gracias por tu comentario Curri.

  • Mantel a cuadros

    Jajajaj me encanta! La creatividad, las “disculpas” y la comparación, que es totalmente cierta. Lo siento pero he visto muchos cupcakes que simplemente por tener un chorretón de mantequilla por encima, valen el triple que una rica y humilde magdalena. Y eso no podemos consentirlo!
    Felicidades por la idea! 🙂

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies